Categorías
Salud y Nutrición

Tips para mantener una dieta sana sin tener que gastar mucho.

Hoy en día la preparación de comidas que sean sanas  y sobre todo nutritivas destinadas a la mesa de la familia, no tiene porque ser más costosa que la de una dieta a base de papas fritas, alimentos envasados, hamburguesas, galletas, bizcochos, bastoncitos de pescado, presitas de pollo y helados de supermercado.

Debemos tener en cuenta que los alimentos verdaderamente sanos como las carnes magras, pollo, huevos, frutas, verduras frescas, arroz, son ahora incluso más baratos que cuando recién se empezaron a producir.

Y además, debemos tener en cuenta que aunque algunos productos procesados y de consumo masivo son muy baratos, estos alimentos alimentos utilizan en su producción ingredientes de pésima calidad, como harina blanca refinada, azúcar blanca, aceites, margarinas vegetales, carne de baja calidad, además de colorantes, saborizantes, y lo más dañino de todo, los preservantes, que no son otra cosa que sustancias químicas que permiten que el alimento se conserve por más tiempo.

Por lo tanto, esta clase de alimentos no son una buena inversión para nuestro cuerpo y no vale la pena sacrificar nuestra salud y la de nuestra familia consumiendolos.

Y aunque la mayoría de la gente que los compra no se dé cuenta, en realidad estos productos no son tan baratos como aparentan. 

Si usted compra, por ejemplo, un paquete con seis unidades de papas fritas y cada unidad tiene 26 gramos (que en total hacen 126 gramos), ese paquete le costará alrededor de cuatro o cinco veces el precio de medio kilo de papas en un mercado, por no ignorar que más de un tercio del peso del paquete de papas fritas son pura grasa.

Además debemos tener en cuenta que las papas fritas envasadas son excesivamente saladas y no se preparan con las mejores papas del mercado en la gran mayoría de casos.

Por la mitad del precio que se paga por un paquete de papas fritas, se puede comprar el doble de papas naturales y freírlas u hornearlas en casa. 

Por otra parte, citando más ejemplos, tenemos que las hamburguesas y las presas de pollo congeladas provienen de animales que son criados en condiciones de hacinamiento y muchas veces están desnutridos; las harinas con las cuales se fabrican galletas y los pasteles son hechos con harina blanca barata; los jugos y concentrados envasados de frutas (que se comercian como “naturales)” contienen menos del 10% de fruta natural.

En adición a todo lo dicho, dos ingredientes altamente nocivos abundan en la mayoría de estos alimentos, estamos hablando del azúcar y la sal, son ingredientes que además de ser muy baratos, son altamente perjudiciales.

La comida chatarra en su mayor parte no podría definirse como comida propiamente dicha.

La comida chatarra podría definirse más bien como un conjunto de extras.

Sucede así tanto como las papas fritas envasadas, las golosinas que los niños suelen comprar camino al colegio, los helados y las gaseosas sin los cuales las salidas familiares no están completas, y el resto de dulces y aperitivos procesados que comemos en nuestro diario vivir.

A raíz de ello, hoy en día los niños consideran que una bebida es algo que sale de una botella o un recipiente de cartón y no un vaso de agua natural o hervida.

Si nosotros eliminamos estos extras tendremos más dinero para comprar alimentos genuinos con altos contenidos proteicos y sus hijos no adquirirán malos hábitos alimenticios desde pequeños.

¿Comida sana y ahorro?

sana y ahorro

Otra manera de bajar los costos es consumir alimentos de la estación o de la producción local, puesto que las verduras, hortalizas y frutas importadas de países donde es verano cuando en su país es invierno (o viceversa) siempre serán más caras que las de producción local por los gastos de importación.

Y tengamos en cuenta que el traslado de un país a otro de ninguna manera aumenta su valor nutritivo. 

A menos que su familia sea vegetariana, la carne y el pescado abarcaran siempre el mayor porcentaje de gastos semanales.

En los países occidentales del primer mundo la carne se ha convertido en el centro de las comidas y las hortalizas y verduras en simples complementos o acompañantes. 

Pero la realidad es que millones de personas en el mundo viven sanos, saludables y activos consumiendo  dietas a base de granos y legumbres que incluyen algo de carnes rojas y pescado de vez en cuando.

Esta es la dieta normal en China, India, la costa del mediterráneo y buena parte de América latina.

Cuando el componente principal de la comida sean las carnes rojas, asado de carne a la cacerola, cordero o lasaña, debemos tener en cuenta que es posible reemplazar parte de la carne por hortalizas  y en algunos casos sustituirlos por completo.

Los alimentos orgánicos son más caros que los de la producción normal intensiva, en algunos países los productores están optando por los productos orgánicos, y en vista que la producción de estos productos orgánicos ha empezado a subir, el precio de los mismos ha empezado a bajar; muchas cadenas de súper mercados agrícolas han empezado a vender en grandes cantidades productos orgánicos, por lo cual nosotros debemos encontrar las mejores ofertas.

EjerciciosParaBajarDePeso.info

Deja un comentario